Saturday, January 26, 2008

LA PALMA CHILENA........


LA MIEL DE PALMA.


El principal producto comercial, derivado de la palma chilena es la miel de palma.


A este producto, se le atribuye, ser el causante de la disminución de la especie, lo cual es cierto, en especial durante el siglo pasado y los comienzos del siglo XX. Muchos defensores del bosque chileno se niegan a consumirla en la creencia equivocada de que este proceso depredador prosigue.


En la actualidad, al ser la palma una especie protegida, se ha revertido esta situación y es precisamente en los lugares en que se produce miel de palma, donde se multiplica la existencia de Jubaea, en mayor número.


"La Palma Chilena, un interesante recurso Natural Renovable" (17), trae una descripción del proceso de producción de miel y los planes de manejo del bosque, del que citamos lo siguiente:


"La miel de Palma Chilena es uno de nuestros productos más autóctonos.


Elaborado en base a la savia de la palma, es conocida desde la época de la conquista española, cuando se la elaboraba artesanalmente.


Existen antecedentes que hacen suponer que los nativos de la región la producían aún antes de la llegada de los españoles.


Su composición actual se presume que fue formulada hace unos 100 años, consistente en savia de palma y jugo de coco a los que se adicionan azúcares de caña o de maíz. La calidad de estos azúcares y su proporción deben ser tales que suavicen y resalten las características que proporciona la savia de palma, en especial su delicado e inconfundible sabor.


Es fundamental que no contenga ningún otro producto que los ya mencionados y son expresamente ajenas y contrarias a la miel de palma las sustancias aromáticas artificiales, las sustancias preservadoras y las sustancias colorantes artificiales.


La miel de palma, por ser natural, sana, de excelente sabor y por estar enraizada en nuestras tradiciones alimenticias, es consumida por un vasto sector de los chilenos.


Tiene un bien ganado prestigio entre los conocedores extranjeros que la reconocen como muy superior a otros productos similares o aparentemente equivalentes.


La elaboración de la miel de palma es larga y laboriosa, aunando el trabajo de la naturaleza, con el de muchos hombres de nuestra tierra y el transcurso del tiempo, esencial para provocar el añejamiento que da el sabor y color reconocido por muchas generaciones de chilenos.

La extracción de la savia de palma, base para la elaboración de la miel de palma, constituye una actividad tradicional que se ha mantenido intacta desde hace más de 200 años. Por esta razón, la palma chilena, dentro de su área de distribución, ha ocupado y ocupa un rol muy significativo en nuestra cultura rural.

Comienza el trabajo un equipo de ingenieros forestales, quienes van elaborando un cuidadoso plan de manejo, plan que es sometido a la aprobación de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

Una vez que ha sido aprobado este plan de manejo, se abren senderos y caminos, se monta un centro de actividades o "bodegas" y se comienza el marcaje de las palmas mieleras, bajo la supervisión de funcionarios de CONAF.

Recién entonces (Agosto), se inicia el volteo por desarraigamiento de las palmas marcadas. A cada palma volteada se le sacan todas sus hojas y se le prepara dejando descubierta la zona de los palmitos (nacimiento del follaje).

La extracción propiamente tal se comienza en Noviembre para suspenderla en Abril, permitiendo la hibernación de la palma cosechada y dejando paso a las faenas de siembra y plantación de nuevas palmas en torno a cada una de ellas. En Noviembre siguiente se reinicia la cosecha de savia, la que finaliza definitivamente entre Febrero y Marzo siguiente.

La savia de palma así recolectada y concentrada es envasada en toneles para ser conducida a bodegas donde deberá reposar por algunos años, hasta lograr el añejamiento necesario que la convierte en la materia prima base de la miel de palma chilena.

La elaboración de este plan de manejo se apoya en el estudio de rotación de recurso para los próximos 40 años, con el fin de garantizar no sólo su conservación sino su multiplicación.

La savia es obtenida de palmas que crecen en los cerros y quebradas de Cocalán, de muy difícil acceso, debiéndose abrir senderos que permitan al hombre de campo acercarse a las palmas que entregarán su savia. Como tributo, se dejan las semillas y plantas que producirán miles de palmas, asegurando así un abundante legado de esta generosa especie.

En el Valle Central de la Cuenca, lugar en el que se encuentra la hermosa palmería que da fama a la belleza paisajística de Cocalán, las centenarias palmas permanecen ajenas a todo lo relacionado con la miel de palma. Ellas están destinadas a dar sus frutos, tradicional golosina que deleita a los niños chilenos desde hace cientos de años.

De acuerdo con la información disponible hasta la fecha, en los últimos 20 años, en la Hacienda Las Palmas de Cocalán, existen 15 nuevas palmas por cada ejemplar explotado, aumento que se ha acentuado en los últimos 5 años, alcanzándose 36 nuevas palmas por cada palma explotada, considerando sólo la forestación efectuada de acuerdo al plan de manejo y, por tanto, no considerando la regeneración natural".
Conclusiones

Siempre será útil, en un apretado resumen, establecer las principales conclusiones de un trabajo, aunque de algún modo signifique insistir sobre materias ya tratadas, que vale la pena destacar.

1. La palma chilena es una especie interesantísima, endémica de Chile, donde se le utiliza y conoce insuficientemente. Posee un gran valor paisajístico y económico, y en el extranjero se le aprecia, cultiva y colecciona con sumo interés.

2. Referente a la aplicación de la Jubaea chilensis al paisajismo, se utilizó profusamente hasta el siglo pasado. Con posterioridad, no se ha empleado lo suficiente, salvo honrosas excepciones, lo cual es responsabilidad de los formadores de parques. Tal vez no se han atrevido, no han sabido o no han querido emplearlas, por los prejuicios sobre la lentitud de su crecimiento, lo cual, si bien es efectivo, se resuelve aprovechando sus condiciones de adaptación a la semi sombra, bosque mixto y sotobosque, que no impiden la formación de parques, con miras a algo más allá que la lucida fiesta inaugural. Su facilidad de trasplante permite, si se logran conseguir ejemplares desarrollados, que son de alto costo, obtener resultados inmediatos espectaculares.

3. Esta última condición hace posible un manejo adecuado de ejemplares que se encuentran en peligro, ya sea por nuevas obras o por otras razones, procediendo, previamente, a los trasplantes que sean necesarios.

4. Respecto a la dificultad de obtener plantas, se entrega en el texto una lista, poco conocida, de aquellos viveros que las ofrecen de uno a diez años con 0,20 a 0,80 m de desarrollo y aun de 1,60 m.

5. En cuanto a la tardanza de germinación, se ha podido comprobar, mediante experimentos científicos efectuados por la Universidad de Chile, que se puede acortar el período, de un año en estado natural, hasta tres semanas, mediante procedimientos que un profesional e incluso un aficionado puede intentar con éxito, si cuenta con algunos elementos de apoyo, conocimientos y paciencia, para superar fracasos en los primeros intentos.

6. En lo relativo a la reforestación, queda en claro su gran resistencia y adaptabilidad, aun en condiciones que pueden ser muy severas, ya sea a todo campo, en plan o en cerro. Obviamente si se cuenta con riego y fertilización su desarrollo será más acelerado.

7. Su productividad como palma melífera es bastante precoz. Comparada con otras especies forestales, no resulta mucho más lenta que ellas, pues puede estar en condiciones de ser explotada a los 35 años, mediante un plan de manejo controlado por CONAF. Su producción de coquitos se inicia entre los 40 y 60 años y no a los 100 como reza una falsa tradición. Posteriormente, es capaz de vivir mil y más años.

8. En relación con los lugares en los cuales se le encuentra en estado nativo, éstos son de extraordinaria belleza e interés y se distribuyen en la Cordillera de la Costa, entre los ríos Elqui y Maule. De ellos, se ha detectado un número interesante de lugares ignotos, algunos tan densamente poblados, como los más conocidos. Existe en ellos reproducción espontánea, aunque insuficiente. En varios lugares, simplemente no se reproduce. Solo el Parque Nacional La Campana funciona bajo la tuición directa de CONAF. En Cocalán se aplica Plan de Manejo y en otros, reforestación. En los más, la especie se encuentra abandonada a su propia suerte.

9. Los reductos naturales de la palma chilena más conocidos son los de Ocoa, en especial el Parque Nacional La Campana, los de la Cuenca de Cocalán, y los de Valparaíso y Viña del Mar Alto. Sin embargo, existen numerosos otros lugares de palmas nativas, algunos muy desconocidos, los cuales se muestran en este trabajo.

10. Un resumen de los inventarios conocidos y de observaciones propias, arroja la existencia de palmas adultas o juveniles en estado nativo, en los siguientes lugares y cantidades.

a. Sector La Campana:
-Parque Nacional La Campana 62.821
-Palmas Vichiculén-Llay Llay 1.500
-Hacienda Las Palmas de Ocoa 2.000
-El Oasis de La Campana 3.986

b. Cuenca de Cocalán: (Haciendas Las Palmas de Cocalán y La Palmería de Cocalán) 35.500
c. Viña del Mar-Valparaíso 6.500
d. La Serena 3
e. Hacienda Las Palmas-Choapa 1
f. Limahuida, Los Vilos 2
g. Tilama, Pichidangui 50
h. Túnel de Las Palmas, Pedegua 500
i. Cuesta Los Guindos-Cuesta Alhué 2.500
j. San Miguel de Las Palmas 2.000
k. La Candelaria 1.900
l. Tapihue-Pencahue 17
m. Otros y dispersos (estimación del autor) 200
TOTAL 119.480

11. La palma chilena abandonó la categoría de "especie en extinción" y ha pasado a la condición de "especie vulnerable, con problemas de conservación", lo cual representa un avance esperanzador respecto a su futuro.

Este alentador resultado ha sido el producto de una acción que se sostiene en tres actores principales: el Ministerio de Agricultura y la CONAF, con el Parque Nacional, la normativa, el control y la divulgación; la Universidad de Chile, Facultad de Agronomía y Ciencias Forestales, con la investigación y, en tercer lugar, y no menos importante, el sector privado, representado por algunos propietarios de palmares, con la administración y el manejo inteligente del recurso. Resta aún incorporar otros palmares al proceso de tecnificación y modernidad y, además, fortalecer una toma de conciencia respecto a la importancia de esta especie, su conservación y defensa, así como impulsar la forestación y su utilización paisajística, urbana y rural.

En este último aspecto se ha producido un renacer del interés por la especie, que ha vuelto a ser utilizada en nuevos proyectos, tanto mediante el uso de plántulas infantiles y juveniles, como de plantas adultas, mediante transplante. Con este objeto ha sido creada la "Fundación para la Recuperación y Fomento de la Palma Chilena", entidad que –como ya se señalara- ha promovido la presente publicación.

12. Sin perjuicio de lo anterior, conviene consignar que algunos de los causantes de la disminución de la especie persisten aún y no son sencillos de erradicar, tales como, los incendios forestales, la recolección indiscriminada de la semilla, la acción del ganado sin control, etc. Al menos ya la fabricación de miel de palma no constituye problema, por estar bajo control de CONAF y estar inserta en un plan de manejo y reforestación.

Parque Nacional La Campana

Uno de los mayores atractivos del Parque Nacional La Campana es el bosque de palma chilena en el sector de Ocoa. La única palma autóctona de Chile continental, que fue utilizada para la producción de miel de palma y la extracción de coquitos comestibles. Hay que destacar que es el más grande de los dos reductos de esta especie endémica que permanecen en Chile, conservándose más de 60.000 ejemplares adultos y por lo tanto el mayor palmar de Jubaea del mundo.
El parque, creado en 1967, se encuentra en la V Región, provincia de Quillota, en el borde sur del valle de Aconcagua. Sus 8.000 hectáreas se reparten en la cordillera de la Costa Central, entre los 400 y los 2.200 metros sobre el nivel del mar. En cuanto al clima podemos mencionar que es de tipo mediterráneo, atenuado principalmente por la cercanía al mar y por la influencia de neblinas costeras. Presenta lluvias durante los meses de invierno y el verano es muy caluroso. La temperatura promedio anual es de 15,7 ºC y la precipitación anual, 558,6 mm.
En la zona destacan los cerros El Roble (2.200 m) y La Campana (1.828 m). El parque posee en general un relieve abrupto en las cumbres y lomajes suaves hacia los valles. El entorno no presenta grandes cursos de agua, pero se pueden recorrer quebradas de singular belleza, como el cajón La Oposición, la quebrada Agua El Manzano y el estero Rabuco.
Flora
La flora del parque está representada básicamente por tres grandes comunidades vegetales:
Bosque esclerófilo de la cordillera de la Costa Central. Se puede apreciar en gran parte del parque y está conformado principalmente por peumo, quillay, boldo, litre, colihue, colliguay, espino, trevo, lingue, canelo, belloto del norte, patagua, palo santo, maqui y radal.
El bosque de palma chilena en el sector de Ocoa. La única palma autóctona de Chile continental.
En las laderas más favorables de exposición sur de los cerros La Campana y El Roble, por encima de los 1.000 m de altitud, se encuentran pequeños bosques de roble de Santiago. Representan la distribución más septentrional de esta especie en el país, y del género Nothofagus (al que pertenece el roble) en América.
Fauna
La fauna es la típica de la zona central de Chile, entre los mamíferos se encuentran especies como el zorro culpeo, el quique, el chingue, el zorro chilla, la vizcacha, el degú y la yaca, los cuales pueden ser vistos ocasionalmente.
Las aves son más fáciles de visualizar, existen especies como perdiz, aguilucho, águila, peuco, codorniz, lechuza blanca, tucúquere, chuncho, gallina ciega, picaflor gigante, zorzal, etc. Esta avifauna puede ser avistada en general en todos los rincones del parque. Además, existen reptiles como lagartos, lagartijas, culebras, y anfibios como la rana grande y diversos sapos.
Sitios de mayor belleza escénica
Desde los miradores naturales de los cerros La Campana y El Roble es posible observar los valles de Olmué y Ocoa.
El palmar de Ocoa es otro de los atractivos de este parque, por la abundancia de esta especie. Destaca en este sector una hermosa cascada llamada el Salto de la Cortadera.
En el sector Cajón Grande se encuentran algunas pozas de agua que se pueden disfrutar por su atractivo natural, como por la posibilidad de bañarse en ellas.
Historia y cultura
El Parque Nacional La Campana se encuentra inserto en un área que se caracteriza, desde un punto de vista arqueológico, por una seria de manifestaciones culturales representativas de las distintas épocas de la prehistoria regional. Investigaciones revelan agrupaciones socio-culturales alfareras como Bato, Aconcagua e Inca, las cuales se manifiestan con patrones de asentamiento, rasgos ceremoniales y formas de subsistencias propias.
Los estudios muestran la existencia de antiguos asentamientos de agricultores y otras evidencias de presencia indígena como piedras tacitas, mortero, marai, cerámica, artefactos líticos y puntas de proyectil.
Tales elementos se encuentran preferentemente en el sector Ocoa, no así en Granizo, donde podemos observar escasas puntas de proyectil y vestigios más tardíos como los marai.
Además el área del parque corresponde a encomiendas otorgadas durante la Colonia. En aquella época se desarrollaban actividades que hoy podemos evidenciar a través de la presencia de hornos carboneros, terrenos de labranza, cabañas, hornos y palmas volteadas para la elaboración de miel, campamentos y desmontes mineros. Algunos de estos vestigios se originaron también en este siglo.

Vías de acceso
Desde Santiago, tomar la Carretera Panamericana Norte hasta el km 389, para luego tomar un camino lateral hacia el oeste por 22 km hasta el portón de entrada al parque. Este camino es de tierra y se conserva en buen estado todo el año.
Desde La Serena, tomar la Ruta 5 hacia el sur hasta el km. 389, desde allí tomar camino lateral hacia el oeste.

Fuente:
Fundación para la Recuperación y el Fomento de la Palma Chilena
Las Torcazas 16
Fono: (56 2) 207 7170
Fax: (56 2) 251 9585

1 comment:

Canal Lircay said...

Interesante entrada.

¿Hay antecedentes de que haya sido pagado tributo al Inca con los coquitos de Palma Chilena?